jueves, 4 de junio de 2009

Por Favor y Gracias…Palabras mágicas que mueven montañas


Leyendo el periódico, me encontré con un artículo muy interesante sobre las muestras de educación. Quiero compartir algunas técnicas que ayudan a tener buenos modales.

Escrito por Lourdes Reyes
El avance tecnológico y el ajetreado vivir hacen que se vayan perdiendo las buenas maneras de convivencia, pues para la gran mayoría el mejor amigo es el computador, siendo muchas vences indispensable e incondicional. Algunos alegan que no hay tiempo para adaptar los buenos modales a los nuevos requerimientos.

Los buenos modales son pautas de cortesía que históricamente han regulado el trato mutuo, favoreciendo la interacción. Con ellos se irradia elegancia y sencillez y se demuestra buena educación: el toque distintivo de la personalidad.
Estos no se adquieren automáticamente, pues, al igual que los valores (respeto, dignidad, honradez…), se deben practicar en el hogar, día a día, para que se conviertan en parte de la personalidad de los niños muy pequeños, pues ellos hacen lo que ven. No es la escuela que debe asumir esa responsabilidad, pues 5 o 6 horas al día durante 9 meses no son suficientes para inculcarlos.

La nueva generación ha cambiado su forma de relacionarse y tiene otra manera de entender la cortesía, pero todavía hay tiempo de salvar la situación. Esta en mi, en usted, en todos…
Algunas técnicas…
-Descubra el valor de una sonrisa y….SONRÍA.
-Habitúese a saludar, pedir las cosas por favor y dar las gracias, no importa la posición que ocupe.
-Vigile el tono de sus palabras para no ofender.
-Sea consciente del daño que causan las malas palabras y los gestos obscenos.
-Controles sus carcajadas..Se puede reír con ganas sin hacer escándalo.
-Evite los gritos al comunicarse con su pareja y sus hijos. Cuando haya necesidad de llamar la atención o discutir, recuerde que lo que desea es integrar la relación y la familia, no desintegrarla. -Enseñe a sus hijos valores morales, reglas de cortesía y respeto hacia sus semejantes, sin distinción de raza ni clase social.
-Los profesionales deben ser ejemplos: ser firmes, pero amables y ordenar sin humillar.
-Decídase a tomar clases de etiqueta y protocolo. Independientemente de su posición social, es impredecible conocer el uso y manejo de los cubiertos, como comportarse en público y el conocimiento básico de vinos y bebidas.
-Mejore su dicción y su léxico tomando cursos de oratoria.
-No importa que siempre tenga una imagen impecable, si al relacionarse con los demás falta lo esencial….Buenos Modales!

1 comentario:

Mis Huellas dijo...

Muy edificante este post. Estoy de acuerdo con el articulo creo que los advances tecnologico han influenciado en la perdida de los buenos modales y la interaccion social. Por ejemplo, hasta para enamorarse, el internet te facilita eso sin tener que interactuar con la persona, cosa que le quita esencia al cortejeo.

La mejor estrategia es cada uno educandose y postiar articulos de esta indole como recordatorio.

Saludos